Páginas vistas en total

lunes, 3 de abril de 2017

Una acepción equivocada de la empresa


Jornada en la Talent Tower (Avenida de Burgos, 18), nuestra sede corporativa en Madrid. Entre reunión y reunión de Right Management, preparación de la semana escuchando la suave música de Kenny G (www.youtube.com/watch?v=gIa3ftX20yo), comenzando por ‘Forever in love’ y ‘One more time’. Así debemos estar.

De la prensa de ayer, comienzo por el Zoom de José Antonio Marina sobre el concepto de empresa. “La palabra empresa se ha identificado con negocio y afán de lucro, con lo que suena a disparate la afirmación de Trump de que quiere gobernar el Estado como si fuera una empresa, o los intentos de aplicar los principios del New Public Management a la sanidad, la escuela o cualquier servicio público”. El maestro Marina nos recuerda que “empresario” es una palabra inventada por el economista francés Jean Baptiste Say (1767-1832) para designar a quienes dan mayor productividad a los recursos existentes. La palabra “productividad”, asegura JAM, también está maleada. Cuando el mentor de educación y filosofía del talento del Human Age Institute propone una mejora de la productividad educativa se refiere a la eficiencia de los procesos de aprendizaje, al progreso de l@s alumn@s. “Todo el sector público debe buscar la máxima eficacia”. Por ello, ejemplos como SUMA (la Agencia Tributaria de Alicante que dirige Manuel Bonilla, un caso de éxito). Marina nos recomienda ‘Reinventing Government’ de Osborne y Gaebler, un texto esencial. “Sin gestión eficiente, el Gobierno es un despilfarrador compulsivo”. Y no por corrupto, sino por ignorante.
John Carlin, otro de mis mosqueteros habituales de los domingos, se preguntaba si Inglaterra saldría ganando con el Brexit. Citaba a Samuel Johnson (1709-1784): “El patriotismo es el último recurso de un canalla”. Calificaba al Daily Mail: “el diario más repugnante de Inglaterra y el que más vende. Mezquino, hipócrita, mentiroso, antieuropeo y antiextranjero en general, es el espíritu del Brexit hecho palabra”. Carlin lo lee por internet como “conexión al mundo breixitero”. Sobre el partido ¿amistoso? Francia-España, escribía sobre los jugadores que serían titulares en la selección británica. “La UE ha sido un desastre para la selección inglesa”. Con el Brexit, “es posible, por no decir probable, que la selección seguiría siendo igual de mala, con el agravante adicional de que la Premier dejaría pronto de ser la liga más popular del mundo”. Cerrar fronteras trae estas cosas; una oportunidad para la nuestra, abierta al mundo.
En El País Semanal, Gabriel García de Oro (OGilvy) nos invitaba a “poner un danés en su vida”: el “hygge” (comodidad, familiaridad, bienestar activo). Hacer de forma consciente aquello que nos sienta bien. Silvia Hernando proponía un ‘Elogio de la holganza’: hay un boom literario respecto a la “flanerie” (mirar desde otra perspectiva). En tiempos hiperVUCA, detenerse es observar para entender.
La tercera casi-constante, con Marina y Carlin, es Rosa Montero: ‘De cielos y ombligos’. En un mundo desgarrado entre el progreso y la reacción, entre el futuro y la innovación, aparece una manada de una manada de energúmenos que corre (y pretende llevarnos) hacia las cavernas. “Crece el racismo en el mundo, desde luego; medra la xenofobia, el miedo al diferente. Pero también parece que empieza a cuajar cierta movilización en defensa de los derechos democráticos duramente obtenidos a lo largo de los siglos. Que cunda. Vivamos mirando al firmamento y no contándonos los pelos del ombligo, maldita sea”. La altura de miras del dragón (como dirían Andrés y Ezequiel), junto con la emocionalidad del oso y la perseverancia del tigre.
En PAPEL, ‘La fórmula Revilla’: 10 años como Presidente de Cantabria, 150.000 ejemplares de su libro más vendido, 1’75 M de seguidores en Twitter, recibe más de 3.000 cartas mensuales. “Cuando salgo por la tele, estoy trabajando”. Mi interesante la Marca de este “influencer pasiego” que sale en todas las cadenas y eleva el “share” un 4%. Un fenómeno mediático asociado a la claridad de ideas (“la gente entiende lo que digo”). “Populista sería cambiar mi manera de ser por algo que no va conmigo. Yo soy así, lo siento”. “Trump es un peligro para la humanidad. Trump es el anti Revilla. A mí no me transmite más que miedo”. “Hacer de Revilla es imposible. Se es o no se es”.
Mañana se publica ‘Retrotopía’, la obra póstuma de Zygmunt Bauman. “El futuro ya no es el hábitat natural de las esperanza, sino un escenario de pesadillas: perder el trabajo, nuestro hogar”. El objetivo debe seguir siendo mejorar la sociedad. Sara Polo entrevistaba a Leo Margets, campeona mundial de póker en Las Vegas (leeré su libro): “Evitar el riesgo es precisamente lo más arriesgado”.        

No hay comentarios: