Páginas vistas en total

lunes, 17 de abril de 2017

Los elixires mágicos de la vida y las ventajas del teletrabajo


Lunes de Pascua, festividad en Baleares, Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra, País Vasco y La Rioja. Vuelta a la oficina, a la Talent Tower, con varias reuniones internas y con clientes. Muchas gracias a quienes habéis hecho posible una Semana Santa muy especial.


Ayer en El Mundo, la periodista Isabel Munera trataba el tema del teletrabajo. Tuve el placer de comentar algunas de sus preguntas:
1. ¿Por qué no termina de despegar en España el teletrabajo y el Smart working? Si bien las ventajas del teletrabajo son notables tanto para el empleado como para la empresa, las nuevas fórmulas laborales necesitan de una mentalidad mucho más moderna y avanzada. Es una práctica para empresas del siglo XXI, no para ‘dinosaurios organizativos’ con creencias del siglo XIX.
2. ¿Cuánta empresas en España han implantado planes de teletrabajo? ¿Sólo grandes compañías o también pymes? Según datos del INE (2015) el 27% de las empresas apuestan por el teletrabajo. Entre “Las mejores empresas para trabajar” (Top Employers 2017) el número se eleva al 50% y de entre las 5 mejores, al 79%.  La media europea es del 35%. La implantación del teletrabajo depende menos de la dimensión de la empresa que de la calidad directiva y de la cultura de la organización, además del clima laboral. Una compañía abierta, innovadora y productiva tiende más a fomentar el teletrabajo que una empresa a la vieja usanza, presencialista, controladora y desconfiada.
3. ¿Es necesario fomentar un cambio cultural para que el teletrabajo termine de arrancar en nuestro país? Resulta imprescindible la transformación cultural para que el teletrabajo forme parte de la actividad natural de las empresas. En momentos, jornadas, etc… es más conveniente trabajar desde casa que hacerlo desde la oficina. Un cambio cultural debe partir del ejemplo de la dirección, de un plan bien comunicado, de hitos de progreso, hasta que cale en toda la organización.
4. ¿Qué beneficios aporta al trabajador y a la empresa? En palabras de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, “el teletrabajo es la mejor herramienta para permitir la conciliación con la diversidad y flexibilidad que hacen posible adaptar el trabajo a la vida”. En ManpowerGroup no hablamos de “trabajo” (trepalium, instrumento de tortura del Imperio Romano), sino de “empleo” (emplear nuestro Talento). Menor absentismo (30% según IESE), mayor conciliación (Libro Blanco del Teletrabajo, Fundación MasFamilia 2012), mayor productividad (15-20% según BBVA). En términos de intangibles, el teletrabajo favorece el compromiso, la confianza y la consecución de resultados.
En varios de nuestros estudios, al hablar con las mujeres sobre cuál es el principal freno, según ellas, para su ascenso a puestos de mayor responsabilidad, la mayoría coinciden (en todos los países y no sólo en España) en señalar una cultura presencialista en la que cuentan más las horas en la oficina que los resultados. El teletrabajo es un ariete que rompe el techo de cristal.

He estado leyendo ‘Los elixires mágicos. Felicidad, Salud, Bienestar’ del Dr. Michael Handel. Son lecciones de sabiduría para que seamos más felices, que es la premisa para una vida más feliz. “La felicidad, la salud y el bienestar se pueden alcanzar de un modo sumamente relajado y natural”. El libro se estructura en tres bloques:
1. Felicidad. “Las personas felices son más longevas” (estudio de las monjas). También están más sanas. Lo que realmente nos hace felices es:
- Cuidar las relaciones personales.
- Regalar sensaciones agradables (un abrazo, un masaje, un momento de placer).
- Sonreír con frecuencia (hasta para disfrutar hay que practicar).
- Estar en armonía con un@ mism@ (el 80% se deja llevar por lo externo).
- Descubrir nuevas ilusiones (“el anhelo es como el viento que empuja nuestro velero”, decían los fenicios).
- Simplificarse la vida (hacer limpieza y librarse de cargas supefluas).
- Aceptar nuevos retos (salir de la monotonía, fluir).
- Practicar pequeñas rutinas (tertulias, paseos).
La felicidad se puede comer (el estómago posee un 2º cerebro). Elixires: reír (serotonina), besar (dopamina, oxitocina y endorfinas, menor cortisol), comer plátanos, frutos secos, carne, lácteos (triptófano-serotonina), chocolate negro (serotonina).
2. Salud. “La Salud es el bien más importante” (“quien goza de buena salud es rico sin saberlo”, proverbio francés; es el 80% de la felicidad). El estrés y las dietas engordan: nada de light, nada de prescindir de carbohidratos, nada de excesivo deporte (delgados a CP, enfermos a LP). Debemos alcanzar el peso ideal disfrutando (las poblaciones más longevas comen pescado, carne, legumbres, verdura, arroz y patatas de forma equiibrada). Almendras tostadas, setas shiitake, vinagre de manzana, canela en polvo, una copa de vino, café o té (con moderación). Dormir bien (no cenar tarde, atmósfera de bienestar, aroma de lavanda). Contra el dolor de cabeza (70% de los europeos lo sufren), relajación, ejercicio físico, aire fresco. Dolor de espalda (“si llora el alma, sufre la espalda”): revisa tu bienestar personal, quítale la sed con 1’5-2 litros de agua al día. Estómago e intestino: masticar despacio, fibra, ir al baño de cuclillas. Contra la depresión, un “programa de buenos días” en el cuarto de baño, paseos, meditación, música clásica, diario de felicidad. Atún, sardinas, arenque (vitamina D). enfermedades cardiovasculares (la gente se cuida el pelo, pero no el corazón): fitness, actividades “de corazón”, miel, aceite de oliva, zumos, legumbres (dos veces a la semana), chufa, ajo, cebolla. Cáncer: provocado por el estrés, tabaco, alcohol, sobrepeso (probar chocolate negro, limón, pescados).
3. Bienestar. Cuestión de actitud (“la vida podría ser tan maravillosa”): optimismo (“la fuerza está en la calma”), mente sana (soltar lastre), vida activa, alimentarse con quinoa, pescado azul, frutos secos, canela de Ceilán. Una vida sin miedo: lavarse la cara con agua fría, afirmaciones frente al espejo, lavanda/rosa, acción, gimnasia mental.
“Todo aquel que conserve la capacidad de reconocer la belleza, nunca envejecerá” (Franz Kafka). El espíritu antiedad se concreta en “la belleza y la juventud están en el interior”, “Somos lo que pensamos” y “se es lo que se come”. Convicciones profundas. Además, leche corporal de yegua, zumo de saúco, extracto de ashwaganda, aloe vera y aceite de argán, amaranto, papaya, piña, maca (potencia sexual de los incas).
La gran receta, concluye Michael Handel, es amarte a ti mism@ y a tu edad.
Un libro estupendo y sumamente práctico el de este doctor alemán con más de 30 años de experiencia.
Hoy, ‘Qué será de ti’ de Thalia: www.youtube.com/watch?v=kanyeO5uoNo Subido el 2 de febrero de 2010. 111’8 M de visualizaciones.  

No hay comentarios: