Páginas vistas en total

lunes, 24 de abril de 2017

Corrupción viral y Por qué a los dictadores les gusta parecer demócratas


Lunes de celebración del Día del Libro en la Talent Tower. Desde Talento y Cultura han desarrollado una preciosa iniciativa de “book crossing” (intercambio de libros, propio de la economía colaborativa) y algun@s de nosotr@s hemos comentado durante 15’ un texto interesante. En mi caso, ‘El octavo sentido’ de José Antonio Llorente, por el valor de la comunicación, por ser un compañero mentor del Human Age Institute y emprendedor/empresario de éxito (Llorente & Cuenca es una empresa líder con más de 350 profesionales que facturaba, cuando se publicó el libro, unos 120 M €). Gracias, José Antonio, por una obra tan valiosa; y a Inma y todo el equipo por la iniciativa de hoy.
De la prensa de ayer, empiezo por las ‘Ideas’ de otro de nuestros mentores, José Antonio Marina: La corrupción viral. “El lenguaje nos juega malas pasadas. En especial, los sustantivos. Como ya señaló Bergson, solidifican lo líquido, vuelven estático lo dinámico”. Ocurre con “corrupción”, con “infección” (y, esto es de cosecha propia, con talento). “Designan un estado, cuando en realidad se refieren a una energía expansiva, que transita entre un agente y un paciente”. JAM insiste en que debe haber corrompido y corruptor. “De la misma manera que el atleta que se dopa obliga a los demás a doparse para competir, la corrupción obliga a los competidores a hacer lo mismo o quedarse fuera del negocio. La penalización por no corromperse es la marginación. El corruptor actúa viralmente”. De igual forma, “elogiamos una noticia en la red diciendo que se ha viralizado, es decir, que se ha expandido como una infección”. Marina concluye: “Por ello, desconfío de las redes. Contagian por falta de higiene”.
Rosa Montero se refería a ‘los olvidados’ (del Yemen). Una guerra desde hace dos años, “dirigida por Arabia Saudí y una coalición de nueve países árabes y apoyada por EE UU, Francia y Reino Unido”. 15.000 muertos y 40.000 heridos. “Cada día fallecen 144 niños, muchos de ellos por enfermedades que podrían haberse evitado”. Entre las pocas ONGs que trabajan allí, una española: Solidarios sin fronteras. Han repartido alimentos a más de 10.000 personas (75% niños), proporcionado más de 400.000 litros de agua potable y reconstruido 120 casas y un orfanato.
‘¿Por qué a los dictadores les gusta parecer demócratas?’, se preguntaba Moisés Naïm. Por legitimidad, sin duda. Y exponía el caso de Vladimir Putin (“Los trucos a los que ha recurrido para que su gobierno parezca democrático son insolitos”), China, Siria, Corea del Norte (República Popular Democrática), Nicolás Maduro, Daniel Ortega y Raúl Castro. “Evidentemente, la democracia es una marca que se ha puesto de moda”.
Fernando Trías de Bes, mentor de Creatividad e Innovación del Human Age Institute (¡Qué formidable MasterClass el pasado jueves en Valencia!) escribía sobre ‘La otra esperanza de vida’. No sólo cantidad (se amplía tres meses cada año), sino calidad. “Conducir la vida profesional supondrá cada vez más un aprendizaje continuo”.
Quino Petit nos informaba sobre ‘La ciencia de la victoria’. Un reportaje sobre las mejoras en el mundo del deporte. “Una odisea en los límites de la ciencia ficción”. ¿Bajar la maratón de dos horas? “Estamos ante el dilema de la búsqueda del supermán de laboratorio. Hay mucho dinero en juego detrás de los podios”.
Manuel Moreno Alonso reivindica a Jovellanos, el ilustrado referente ante la frivolidad general, en una nueva biografía política. Un personaje que me encanta; un libro que disfrutaré.
John Carlin nos proponía la segunda parte sobre ‘La miserable envidia del aficionado’ (esta vez, los culés sobre la clasificación de su mayor rival para semifinales de la Champion, por séptima vez consecutiva). “Tener a Ronaldo y a Messi ayuda”.
En El País y Papel (El Mundo), el ideólogo de Pablo Iglesias que está detrás del “Tramabus”, Rubén Juste. Su tesis es sobre las “puertas giratorias” entre política y empresa.
Artículos sobre ‘Siria, la guerra sin fin’ de Juan Carlos Sanz (‘Una guerra mundial de baja intensidad’) y mi amigo Javier Martín (‘La sanguinaria estirpe de los Asad’), el ciclo de las marcas (‘Nacer, crecer, reproducirse… ¿y morir?’) de Raquel Villaécija, sobre coaching (‘No es coaching todo lo que reluce’) de Ramón Oliver y sobre los gatos (¿el nuevo mejor amigo del hombre?) de Ana R. Carrasco.

Esta tarde, presentación en la Casa de Galicia de los vinos D.O. Valdeorras con todo un talento, Javier Veiga (‘Cinco… y acción’) y del libro ‘El porqué de los populismos’, coordinado por Fran Carrillo.

La canción de hoy, XO de Beyoncé: www.youtube.com/watch?v=3xUfCUFPL-8 Hay otra interesante versión de John Mayer: www.youtube.com/watch?v=3xUfCUFPL-8 “Baby kiss me/ before they turn the lights out”.

domingo, 23 de abril de 2017

La poesía como inspiración al Liderazgo


Día del Libro y domingo. Mañana celebraremos la conmemoración como se debe, entre compañer@s en la Talent Tower.
La lectura (de ayer) fue un libro muy curioso que me regaló mi amigo Ignacio el otro día: ‘El arte de la dirección. La poesía como inspiración al liderazgo’, de Ricardo Nanjarí Román. Nacido en Valparaíso en 1953, ha sido DRH de los Ferrocarriles del Estado chilenos durante más de dos décadas. Ha escrito además siete libros de poesía y una novela.
Ricardo Nanjarí Román enviaba mensajes motivacionales (principalmente poemas) todos los lunes por correo electrónico a sus colegas para que se motivaran tras el fin de semana. Cuando salió de la compañía, uno de los regalos más sorprendentes que recibió fue la colección de esos mensajes. Decidió agruparlos en función del Modelo Europeo de Gestión para la Excelencia (EFQM) en los 9 criterios que van del Liderazgo a los Resultados Clave. De ahí este libro. “¿Somos hijos del Sol o de la Tierra?” (Nicanor Parra).
Como sabes, el modelo EFQM cuenta con cinco agentes (Liderazgo, Personas, Política y Estrategia, Alianzas/Recursos, Procesos) y cuatro resultados (en las personas, los clientes, la sociedad y resultados clave). La vinculación entre gestión empresarial y poesía la enunció como pocos Vinicius de Morais en su ‘Para vivir un gran amor’: “Un obrero parte de un montón de ladrillos sin significación especial excepto como ladrillos, para –bajo la orientación de un constructor que a su vez sigue los cálculos de un ingeniero obediente al proyecto de un arquitecto- levantar una casa. Un montón de ladrillos es un montón de ladrillos. No existe en él belleza específica. Pero una casa puede ser hermosa si el proyecto de un buen arquitecto contara con los cálculos de un buen ingeniero y la vigilancia de un buen constructor en cuanto al buen acabado del trabajo en ejecución de un buen obrero. Cámbienme los ladrillos por palabras, colóquese al poeta, subjetivamente, en la cuádruple función de arquitecto, ingeniero, constructor y obrero, y ahí se tendrá lo que es la poesía”. La Excelencia de las empresas TOP.
Es la “Invitación al viaje” de la poeta Paz Díez Taboada:
“Acompáñame, ven. Te invito a un largo viaje

contra el viento, sin coche ni maletas.

Dejaremos atrás placeres preceptivos

y a tanto triunfador con las cartas marcadas.

Buscaremos el norte. Buscaremos un alto

bosque frondoso y el rumor marino.

Y, cercana la hora del silencio,

cuando el sol se derrama como un ámbar

y encierra en su cristal rocas y espumas,

brindaremos, alegres, con la mirada absorta

ante la inmensidad del mar y del olvido.
Liderazgo individual y organizativo, “sin ser esclavo de los sueños”. Ricardo nos invita con el poema ‘Si’ de Rudyard Kipling (www.am.ub.edu/~carrasco/rudyard.html) , con ‘Funky Business’ de Ridderstrale y Nordstrom (“los verdaderos líderes son buenos narradores. Proporcionan el enfoque, la inspiración y el sentido que la empresa necesita”) y Carlos Pujol: “Querer estar en raros estravíos/ y accidentes es el aprendizaje/ de echar de menos lo que no se ve”. Es “el silencio antes del movimiento”: “desembocamos al silencio/ en donde los silencios enmudecen” (Octavio Paz, Silencio). Porque el ingrediente es querer cambiar el mundo: “Constrúyase un cielo más bien cóncavo. Cuelgue con cuidado una luna llena en Occidente. Llénese de silencios” (‘Instrucciones para cambiar el mundo’).
Política y Estrategia. Imprescindible el poema de Mario Benedetti (desde aquel verano en Ecuador, 19 días y 500 noches, siempre me ha acompañado):
Mi táctica es 
mirarte 

aprender como sos 

quererte como sos. 


Mi táctica es 
hablarte 
y escucharte 

construir con palabras 

un puente indestructible. 


Mi táctica es 

quedarme en tu recuerdo 

no sé cómo ni sé 

con qué pretexto 

pero quedarme en vos. 


Mi táctica es 

ser franco 

y saber que sos franca 

y que no nos vendamos 

simulacros 

para que entre los dos 

no haya telón 

ni abismos. 


Mi estrategia es 

en cambio 

más profunda y más 
simple. 


Mi estrategia es 

que un día cualquiera 

no sé cómo ni sé 

con qué pretexto 

por fin me necesites.”
Las personas: inagotables y generosas fuentes. Talento: ‘La gente que me gusta’, también de Benedetti (http://trianarts.com/mario-benedetti-la-gente-que-me-gusta/#sthash.rm8jssTF.dpbs): “Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla”. Con la contradicción humana que expresó Sor Juana Inés de la Cruz:
“Feliciano me adora y le aborrezco;

Lizardo me aborrece y yo le adoro;

Por quien no me apetece ingrato, lloro,

Y al que me llora tierno, no apetezco.


A quien más me desdora, el alma ofrezco;

A quien me ofrece víctimas, desdoro;

Desprecio al que enriquece mi decoro,

Y al que le hace desprecios enriquezco.


Si con mi ofensa al uno reconvengo;

Me reconviene el otro a mí ofendido;

Y a padecer de todos modos vengo;


Pues ambos atormentan mi sentido:

Aquéste con pedir lo que no tengo;

Y aquél con no tener lo que le pido.”
“Aprendibilidad Organizativa”: “Lo educativo como creación. La creación como arte. El arte como vida. La vida como belleza. La belleza como rasgo de la poesía. La poesía como estela de luz. La luz como luz para caminar” (Víctor Córdoba Herrero, ‘Ante la crisis de autenticidad’).
Alianzas y recursos: gritando juntos a la luna llena. Khalil Gibrán: “No me interesa saber a que te dedicas./ Quiero saber qué es lo que añoras/ Y si te atreves a soñar o alcanzar/ Lo que tu corazón más ansía./ No me interesa saber qué edad tienes./ Quiero saber si te arriesgarás/ a parecer un loco por amor,/ por tus sueños, por la aventura de estar vivo./ No me interesa saber que planetas están cuadrando tu luna,/ Quiero saber si has tocado el centro de tu propia pena,/ si has estado abierto a las traiciones de la vida/ o te has vuelto marchito y cerrado por miedo a más dolor./ Quiero saber si te puedes sentar con dolor, tuyo o mío,/ sin moverte para esconderlo, diluirlo o arreglarlo./ Quiero saber si puedes estar con alegría tuya o mía,/ y si puedes danzar libremente y dejar que el éxtasis te llene hasta/ las puntas de los dedos de tus manos y de los pies,/ sin advertirnos de ser cuidadosos, ser realistas o recordar las limitaciones del ser humano./ No me interesa si la historia que me estás contando es verdad, quiero/ saber si puedes desilusionar a otros/ por ser sincero contigo mismo,/ si puedes resistir la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma./ Quiero saber si puedes ser fiel y por lo tanto confiable./ Quiero saber si puedes ver belleza hasta en los días feos, /y si puedes nutrir tu vida desde la presencia de Dios./ Quiero saber si puedes vivir con fallos tuyos y míos/ y todavía apararte en la orilla del lago y gritar a la luna llena plateada….! Sii!/ No me interesa saber dónde vives, ni cuánto dinero tienes./ Quiero saber si te puedes parar después de una noche de pena y desesperación,/ débil y moreteado hasta los huesos,/ y hacer lo que necesita estar hecho para los niños./ No me interesa saber quien eres, ni porqué estás aquí./ Quiero saber si  puedes estar en el centro del fuego conmigo sin encogerte./ No me interesa dónde, qué, o con quién has estudiado,/ Quiero saber si te sostienes desde dentro/ cuando todo a tu alrededor se cae./ Quiero saber si puedes estar solo contigo y si verdaderamente disfrutas de la compañía/ que mantienes en tus momentos de soledad….”. Es “la importancia de parecer ridículo”.
Procesos: los elementos de la poesía (“Somos lo que hacemos repetidamente, porque la Excelencia no es un acto sino un hábito”, Aristóteles, coach #1). “Prohibido prohibir” (‘Queda prohibido’, poema de Alfredo Cuervo: www.euroresidentes.com/Poemas/queda-prohibido-alfredo-cuervo.htm). Eliminar redundancias (“La poesía es el elemento. Es irreductible, incorruptible y refractaria”, Víctor Hugo, ‘Vida de Shakespeare’). Dispuestos para la acción (“En el pensamiento científico siempre debe haber poesía”, Albert Einstein).
Resultados en las personas: saber partir el pan y repartirlo. “Digo que la paz se reduce al respeto” (Víctor Córdoba Herrero, ‘Respeto’). Tod@s aportamos versos:
“No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho a
expresarte, que es casi un deber.

No abandones las ansias de hacer de tu vida algo
extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y las poesías sí
pueden cambiar el mundo.

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.

Somos seres llenos de pasión.

La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima,
nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra
propia historia.

Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra
continúa: Tú puedes aportar una estrofa.

No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre
el hombre.

No caigas en el peor de los errores: el silencio. La
mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes.

"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.

Valora la belleza de las cosas simples.

Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.

Disfruta del pánico que te provoca tener la vida
por delante. Vívela intensamente, sin mediocridad.

Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con
orgullo y sin miedo.

Aprende de quienes puedan enseñarte.

Las experiencias de quienes nos precedieron de
nuestros "poetas muertos", te ayudan a caminar por la
vida.

La sociedad de hoy somos nosotros: Los "poetas vivos".
No permitas que la vida pase por ti sin que la
vivas ....”, Walt Whitman, ‘La sociedad de los poetas muertos’.
Sueña, saborea. Y recuerda: “En el diseño del universo/ nadie está libre de cavarse/ su propia tumba” (Óscar Hahn).
Resultados en la sociedad: otro milagro de la primavera (Machado). El/la líder como “arquitect@ social”. Vamos ‘Sin darnos cuenta’ (José Emilio Pacheco, ‘Las ostras’):
Pasamos por el mundo sin darnos cuenta,

sin verlo,

como si no estuviera allí o no fuéramos parte

infinitesimal de todo esto.
No sabemos los nombres de las flores,

ignoramos los puntos cardinales

y las constelaciones que allá arriba

ven con pena o con burla lo que nos pasa.
Por esa misma causa nos reímos del arte

que no es a fin de cuentas sino atención enfocada.

No deseo ver el mundo, le contestamos.

Quiero gozar la vida sin enterarme,

pasarla bien como la pasan las ostras,

antes de que las guarden en su sepulcro de hielo.”
Es el Viaje a la Excelencia: “La/ poesía/ como/ el universo/ está/ en/ expansión./ Construir/ memoria/ es/ tarea/ de/ los/ hombres” (José María Memer, ‘La sentencia’).
Resultados clave: movimientos sin trayectoria. Ojo, que todo es fugaz. ‘El hombre imaginario’ de Nicanor Parra:
“Y en las noches de luna imaginaria 

sueña con la mujer imaginaria 

que le brindó su amor imaginario 

vuelve a sentir ese mismo dolor 

ese mismo placer imaginario 

y vuelve a palpitar 

el corazón del hombre imaginario”
Es el “deber de la felicidad”: “la felicidad no consiste en alcanzar la cima de la montaña, sino en deambular alrededor de ella. La felicidad no es el fin, es el viaje” (Tal Ben Shahar). “Cuanto más grande sea la creación, más grande será tu vacío posterior. Cuanto más grande sea la tormenta, más grande será el silencio que deja tras de ella. Disfrútala. La tormenta es buena y el silencio que le sigue también” (Osho, Creatividad).
Un libro delicioso, que reivindica el Liderazgo y la Dirección como arte, y en cuanto tal, espejo de la poesía (“el poema es historia y es aquello que niega a la historia en el instante en el que la afirma”, Octavio Paz). Gracias, Ricardo, por esta innovadora visión de la Excelencia.
También fue deliciosa la presentación ayer tarde del Basket Talent Camp en Puente Nuevo (UC de Gas Natural Fenosa), liderada por Santiago Puebla (El Periódico del Talento). 30 niñas de unos 10 años, sus madres/padres (un total de 80 personas) escuchándonos a Dulce Subirats (Mutua Madrileña), Chedja Abdellahe (Asociación de Mujeres Saharuis), Rubén Turienzo (Telepizza), Carlota Moreno (Fundación San Patricio) y un servidor, además de Silvia Damiano (About my brain) y Begoña Garralda (campeona del mundo de pádel). Mi gratitud a José Luis, el anfitrión, y a su equipo de GNF y por supuesto a Santiago, Jorge y su equipo por esta iniciativa que aúna deporte y otros talentos.
¿Y “el Clásico”? En estos momentos, no está entre mis prioridades. La vida es muy corta como para ser espectador y no asumir el protagonismo.
La canción de este Día del Libro es de UB40: ‘Falling in love (with you)’: www.youtube.com/watch?v=vUdloUqZa7w

sábado, 22 de abril de 2017

El diario de la princesa (Leia), por Carrie Fisher


Sábado de descanso, tras una semana intensa de procesos de coaching, convenciones de Alta Dirección, asamblea del CEG, MasterClass de Fernando Trías de Bes, proyectos, propuestas y reuniones. Hoy asistiré a la presentación del Basket Talent Camp por Santiago Puebla en la Universidad Corporativa de Gas Natural Fenosa (Puente Nuevo, Ávila). El lunes celebramos el Día del Libro en la Talent Tower con actividades especiales, asistiré a la presentación de la D.O. Valdeorras en la Casa de Galicia con el actor y director Javier Veiga (estáis invitad@s) y a ‘El porqué de los populismos’, libro coordinado por Fran Carrillo, con su editor (y el mío) Roger Domingo. El martes, Congreso de DRHs en Guadalajara y de miércoles a viernes, reunión estratégica en Córdoba, para culminar este mes.
Ayer tarde estuve leyendo, antes y después del entrenamiento deportivo con Irma Valderrábano, la referencia en CuerpoMente, ‘El diario de la princesa’ de Carrie Fisher. Esta maravillosa actriz (1956-2016) releyó, 40 años después, el diario que había escrito durante el rodaje de ‘La Guerra de las Galaxias’ (ella escribía desde los 12 y necesitaba contarse a sí misma su romance con Harrison Ford) y tuvo la generosidad de compartirlos con sus lectores antes de morir. Gracias, Carrie.
Hija de grandes celebridades (Debbie Reynolds: ‘Cantando bajo la lluvia’ y el cantante Eddie Fisher, que dejó a la madre de Carrie para casarse con Elizabeth Taylor), había actuado en ‘Champú’ con Warren Beatty. Con 19 años, participó en el casting de ‘La Guerra de las Galaxias’. Corría el año 1976 (el de la muerte de Mao y la presidencia de Jimmy Carter) y se convirtió para siempre en la princesa Leia Organa, con ese peinado tan peculiar que llama cariñosamente “los auriculares peludos”.
Rodaron en Inglaterra (Carrie Fisher estaba estudiando en el Central School of Arts and Drama de Londres desde los 17, la alumna más joven de la escuela) y se enamoraron perdidamente: “Carrisson”. Harrison Ford tenía 14 años más que ella, estaba casado (la relación no estaba funcionando) y pasaron juntos muchos fines de semana.
Carrie Fisher admiraba muchísimo a Harrison Ford: “La primera vez que le vi, sentado en la cantina del plató, pensé: Este tío será una estrella. No sólo una celebridad: una estrella de cine. Parecía un icono, como Humphrey Bogart o Spencer Tracy. Lo rodeaba una suerte de energía épica, como una multitud invisible.”  Y añade de ese “rostro atemporal”: “Por haberme criado en el mundo del espectáculo, sabía que hay estrellas y ESTRELLAS. Había celebridades, presentadores de programas de entrevistas, imágenes de marca… y después, estrellas de cine: personas con agentes y administradores y publicistas y asistentes y guardaespaldas, que reciben toneladas de cartas de admiradores, podían obtener financiación para una película y que no dejaban de aparecer en las portadas de las revistas.” Harrison (Han Solo, Indiana Jones) pertenecía a esa “variedad épica de superestrella”.
Estuvieron juntos en el 32º cumpleaños de George Lucas, tontearon en el asiento trasero de un coche y se fueron a casa de Carrie. “Nos convertimos en dos rostros con cuatro ojos y una sola boca”.
Según la autora, durante el rodaje, ella fue la prioridad nº 15 de Harrison, “mientras que él figuraba en el número uno de la mía”. Ella le imitó, él se reía y “casi cuarenta años después, aún lo considero uno de los momentos más importantes de mi vida”. Así son las vivencias más importantes, inolvidables. Pero “él no estaba en este planeta para que yo le provocara ataques de risa”.
“Poco a poco nos enamoramos más profundamente (…) Al conocerme, supo que era la persona con la que quería pasar el resto de su vida, tanto pública como privada. Que era su alma gemela y lo comprendía de un modo que él nunca había creído posible”. ¿Entonces? “Sólo décadas más tarde se me ocurrió pensar que tal vez lo que perturbó a Harrison fue la posibilidad de que después tuviera que cargar con algo parecido a la responsabilidad, que de algún modo sentía que había recibido un regalo indeseado e inesperado”. Quedó en un trimestre de aventura llamado “Carrison”.
De Carrie, Harrison Ford decía que tenía “los ojos de una cierva y las pelotas de un samurái”. Una mártir con mucha labia. En el diario, ella escribió sobre HF: “Quizá su rasgo más atractivo sea lo inevitable de su huida”. “Quisiera que me amaras más para que yo pudiera amarte menos. –Yo no”. “Nadie más que yo puede rescatarme. Ahora soy la única capaz de hacerlo. Pero no sé cómo ayudarme.”
“Gracias por los buenos momentos. Gracias por ser tan generoso con todo lo que te has reservado. Gracias por ser un traidor, la espina clavada, el dolor en el culo, el cuchillo clavado en mi espalda, gracias por hacerme una jugarreta y ser la mosca en la sopa. Mi corazón de Aquiles. Atrapada sin ancla en medio de un remolino, relajándome y hundiéndome tranquilamente por una de las numerosas últimas veces”.
“No me ofrezcas amor
Busco indiferencia y rechazo
La ternura me pone la piel de gallina
La comprensión es abominable
Cuando me ofreces dicha
Ofreces demasiada
Mi ideal es un anhelo prolongado
Por alguien a quien no alcanzo a tocar del todo”.
“Siempre me siento decepcionada cuando alguien me ama: ¿hasta qué punto es perfecto si se deja engañar por mí?” “Ojalá pudiera marcharme a alguna parte; el único problema es que yo también tendría que ir”.
Con el tiempo, Carrie Fisher llegó a “conocerlo mejor y de un modo distinto”. Un hombre sumamente ingenioso que parece sentirse más cómodo con los demás. “Tal vez yo lo ponía nervioso (…) tal vez se trataba de nuestra mutua gestalt, o que yo lo exasperaba… Supongo que fue un poco de todo.” “Mi aventura fue un larguísimo episodio de una sola noche”. “Para la mayoría de nosotros, el hogar supone un entorno que desanima a cometer cualquier tontería”.
En el último viaje a Nueva York con Zoe, tuve la oportunidad de ver en TV el monólogo de Carrie Fisher (y de esa formidable experiencia hablé en este Blog). Disney le ha hecho un homenaje en forma de vídeo: www.youtube.com/watch?v=sE99le5FBrY
Hoy la banda sonora no puede ser otra que el ‘Tema de Amor’ de Han Solo y la Princesa Leia en ‘El imperio contraataca’ (episodio V de Star Wars): www.youtube.com/watch?v=1Hg-sWWmIVY