Páginas vistas en total

martes, 15 de julio de 2008

Mandela cumple 90 años

Esta semana, Nelson Mandela (el líder vivo con más reputación) cumple 90 años. Time le dedica su artículo de portada (Los secretos del Liderazgo. Ocho lecciones de uno de los iconos de la historia) con una preciosa foto del ex Presidente sudafricano: una mirada cariñosa, con perspectiva, una sonrisa llena de paz… y vestido con una de sus pintorescas camisas (yo mismo caí en el hechizo cuando estuve hace meses en Johannesburgo y compré una de ellas, que todavía no he estrenado).

El editor jefe de Time, Richard Stengel, conoce bien a Mandela. Con él escribió su biografía, El largo camino hacia la libertad. El mes pasado, cuando visitó al gran líder, llevó a sus dos hijos, porque sabe que a Mandela le encanta estar con niños, y que la mayor privación durante los 27 años que estuvo preso en Robben Island fue no escuchar el llanto de un bebé ni poder coger la mano de un niño. El nonagenario le preguntó a los hijos de Stengel cuál era su deporte favorito o qué desayunaban por las mañanas. Gabriel, uno de los dos chavales, tiene como nombre de pila Rolihlahla, que es el primer nombre de Nelson Mandela. Significa “romper la rama de un árbol”; metafóricamente, “el creador de problemas”.

El periodista nos cuenta que el mundo nunca ha necesitado más que ahora las cualidades de Madiba (el nombre de su clan, y como es llamado cariñosamente por su pueblo), un activista que el pasado 25 de junio apareció en Londres para condenar el régimen de Robert Mugabe. Sí, es un creador de problemas: los problemas que ayudan a que éste sea un mundo mejor.

Sus ocho lecciones de liderazgo son:

1. El coraje (la valentía) no es la ausencia de miedo, sino la capacidad de inspirar a otros para que lo superen. En 1994, durante la campaña presidencial, su avión perdió uno de los motores y sufrió un aterrizaje forzoso. Presos del pánico, muchos de los ocupantes del aparato le miraron. Él se mantuvo tranquilo, leyendo el periódico como si estuviera en el cercanías una mañana cualquiera. Cuando se sentó con Stengel en el coche, un BMW a prueba de disparos, le comentó: “Chico, estaba aterrorizado ahí arriba”: Como modelo de liderazgo, sus serenidad inspiraba al resto de prisioneros de Robben Island y a todo su pueblo.

2. Lidera desde el frente, pero no dejes la retaguardia desabastecida. A lo largo de su vida, Mandela ha demostrado tener una amplia perspectiva, negociar cuando debía, contar con la historia de su lado. Se considera un táctico, no un estratega… pero precisamente porque sus principios son muy claros.

3. Lidera desde las bambalinas –y deja que los otros piensen que están al frente. De niño, a Mandela le influyó mucho Jongintaba, el jefe de su tribu. Creaba un círculo, dejaba que hablaran los miembros de la tribu y al final tomaba la palabra, no para decirles lo que tenían que hacer, sino para generar cierto consenso. “No te metas en el debate demasiado pronto”, le aconsejó al joven Mandela. El truco del Liderazgo es dejarte convencer tú también. En palabras del líder sudafricano, “es sabio persuadir a las personas de que hagan cosas y hacerles pensar que ha sido su propia idea”.

4. Conoce a tu enemigo –y aprende su deporte favorito. En los 60, Mandela aprendió afrikáans, el idioma de quienes crearon el apartheid. Quería conocer el punto de vista de sus oponentes, lo que fue muy valioso en las negociaciones hacia la democracia. Aprendió sobre sus costumbres y sobre el rugby. Y se dio cuenta de que los afrikaaners estaban tan orgullosos de África como los negros, y se sentían discriminados por el gobierno británico.

5. Mantén cerca a los amigos –y más cerca aún a los rivales. A su casa de Qunu invitaba a mucha gente de la que no se fiaba, pero quería conocer su punto de vista. Ya libre, pasó mucho tiempo con el Presidente De Klerk, defensor de los privilegios de los blancos. Para Mandela, abrazar a los rivales es una forma de controlarlos: son más peligrosos campando a sus anchas que dentro de su círculo de influencia. Ama la lealtad, pero nunca le ha obsesionado, porque sabe que “la gente actúa por su propio interés”.

6. Las apariencias importan –recuerda sonreir. Cuando Mandela era un estudiante pobre de Derecho en Johannesburgo, conoció a Walter Sisulu, agente inmobiliario y joven líder del Congreso Nacional Africano (ANC). Sisulu quería hacer del ANC un partido de masas, “y encontró un líder de masas”. Alto, corpulento (ex boxeador), con una presencia impresionante. En la campaña presidencial del 94, Mandela no destacaba por sus discursos, sino por su iconografía, por su imagen. “La sonrisa fue el mensaje”.

7. Nada es blanco ni negro. La vida no es una cosa o la otra. Mandela siempre ha estado a gusto con la contradicción. Como hombre de estado, siguió leal a Gaddafi y Castro, que habían apoyado al ANC cuando en Estados Unidos se le consideraba un terrorista. Las personas pragmáticas saben que un problema tiene muchas causas.

8. Dejarlo también es liderar. De muchas maneras, nos cuenta este periodista, el mayor legado de Mandela como Presidente de Sudáfrica es cómo lo dejó. Elegido en 1994, probablemente podría haber sido presidente de por vida. Tras 27 años en la cárcel, a nadie le habría extrañado. Pero prefirió dejar su puesto a un sucesor. En 1964, cuando llegó a Robben Island, Mandela era cabezón, impulsivo, demasiado emotivo. Cuando salió de allí había aprendido a ser más equilibrado y disciplinado. “Había madurado”, reconoce. Y no hay nada más escaso –y valioso- que una persona madura, escribe el editor de Time.

Feliz cumpleaños le deseamos a Madiba toda la gente de buena voluntad del planeta. Gracias por enseñarnos con tu vida tan valiosas lecciones.

4 comentarios:

Pau dijo...

Me ha encantado esta entrada. Creo que es uno de los grandes líderes del mundo actual. Que grandes lecciones de liderazgo, un auténtico maestro en liderazgo, superación, sencillez y capacidad de avanzar hacia adelante, a pesar de los muros.
Saludos.

Amor Díaz Boyero dijo...

Recientemente he leído su artículo "Cuando los estrategas viajan en el tiempo" y he tenido la oportunidad de conocer su trabajo.
El tema de "ladrones de tiempo" es un comportamiento que desde hace algunos años estoy adoptando cuando la gente me habla y es Humo... o me veo sometida a escuchar a la gente ecomo si estuviera frente a un paquete de 500 hojas A4 moviéndose por que alguien ha puesto en marcha un ventilador.
Yo a los ladrones de tiempo les llamaba vampiros energéticos ó de energía... como prefiera.

Gracias por su tiempo y por estar ahí

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Gracias, Pau (felicidades por tu nuevo proyecto) y Amor, a quien creo que no tengo el gusto de conocer personalmente pero con quien comparto tu interés por una adecuada gestión del tiempo (me gusta el término "Vampiros energéticos").

Carlos G.P. dijo...

Queridos amigos: Os invito a compartir un vídeo, que fue filmado en mi intervención en el encuentro de educadores que tuvo lugar en Barcelona, con motivo de los talleres dirigidos por Noemi Paymal sobre Pedagogía 3000. Su título es “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón”. A ver qué os parece...
La dirección para acceder a él es: 
http://vimeo.com/9374224
  Felices encuentros. Un cordial abrazo
                                      Carlos González
 P.D  Temática del vídeo:
¿Cómo puede un maestro empoderar a sus alumnos? O lo que es lo mismo:
¿Dónde está nuestro poder para cambiar las cosas que no nos gustan, para cumplir nuestros sueños....? ¿Por qué no podemos aplicar todo lo que hemos aprendido en seminarios y talleres? ¿Qué nos impide como educadores enseñar de otra manera? ¿Qué pasa con nuestro valor...? ¿A qué tememos y por qué...?
No existe la cobardía, sino los obstáculos al valor
Esos obstáculos están en nuestras creencias, muchas veces invisibles para nosotros mismos. Reconocerlas y saber jugar con ellas es la clave para ceder el poder al corazón, y conseguir el empoderamiento de nuestros alumnos o hijos.
Para más información:
http://www.ladanzadelavida12.blogspot.com/