Páginas vistas en total

sábado, 26 de julio de 2008

Fados & Celtic Woman

El otro día compré en la FNAC el DVD de la película Fados, de Carlos Saura (edición especial de dos discos, 14’95 €). En su día, como recordarán los lectores de este blog, tuve la oportunidad de asistir a la rueda de prensa de su presentación en Madrid, gracias a la iniciativa de Natalia Meroño.

Fados es, como declara el coreógrafo Patrick de Bana en la rueda de prensa del 55º festival de San Sebastián “un proyecto de gran mestizaje, que une países y disciplinas dentro del arte y un gran mensaje de amor, porque con amor, voluntad y un poquito de mezcla se pueden hacer maravillas”. Producida por Iván Dias, Luis Galvâo Teles, Antonio Saura y José Velasco y dirigida por el mítico Carlos Saura, es una maravilla que nadie debe perderse.

A lo largo de hora y media podemos contemplar el arte de fadistas como Mariza (la vanguardia del fado), Carlos do Carmo (que revolucionó el fado y canta a Lisboa en la película), Camané (el Camarón del fado), la mexicana Lila Downs, Lura (de Cabo Verde), Caetano Veloso y Chico Buarque (dos leyendas de la música brasileña), el cantante flamenco Miguel Poveda (“Mi fado”, cantado a dúo con Mariza, te pone la carne de gallina), la rockera Cuca, Argentina Santos (una fadista de más de 80 años), el joven Ricardo Ribeiro (fadista de la calle y de los barrios), Carminho (a sus 20 años, una de las grandes promesas del fado), Vicente da Cámara (más de 100 años de tradición familiar), María da Nazaré, Pedro Moutinho (hermano de Camané), Ana Sofía Varela, el cantante de reggae Toni Garrido, los raperos NBC/SP & Wilson, Rui Veloso y los guitarristas Mario Pacheco y Joel Pina. Un espectáculo como muy pocos.

El fado es puro sentimiento, que viene del corazón. Carlos Saura combina generaciones, colores, Cabo Verde o Mozambique, fotografía (unas preciosas imágenes de Lisboa o viejos vídeos de la revolución de los claveles), baile, fado con flamenco… Es imposible no amar el fado después de ver esta exquisita obra de arte.

También he comprado esta semana el DVD de Celtic Woman, un concierto grabado en el Helix Center de Dublín, con cinco extraordinarias intérpretes: Chloë Agnew, Lisa Kelly, Méav, la arpista y cantante Órla y la violinista Máiréad. El disco es pura espiritualidad, con preciosas interpretaciones de Danny Boy, el Ave María, Jesé Joy of Man’s Desiring, Somewhere, etc. Un espectáculo increíble, que renueva el alma.

Según los expertos, a lo largo de la última década Irlanda ha atraído Clase Creativa a un ritmo del 7% anual, en tanto que Portugal la ha perdido al 2% anual. Los irlandeses han asombrado al mundo poniendo en valor su arte y su cultura (en el taller de trabajo que realicé en Lima, en los intermedios ponían vídeos de Celtic Woman). Los portugueses, por ejemplo con el fado, deberían hacerlo. La película de Carlos Saura, absolutamente imprescindible, es buena prueba de ello.