Páginas vistas en total

miércoles, 11 de junio de 2008

Opiniones ante la Crisis

Telvent es la compañía de tecnologías de la información que trabaja por la sostenibilidad y la seguridad a través de productos y soluciones integradas de alto valor añadido en Energía, Transporte, Medio Ambiente y Administraciones Públicas, así como Global IT Services. Creada en 1963 (con el nombre de Sainco, Sociedad Anónima de Instalaciones de Control), en lo que hoy sería el negocio de energía, cinco años más tarde se diversificó hacia el negocio de Tráfico. En 1969 se integra en Abengoa, y une a sus negocios el de telemática. Desde 1978, trabaja también en Medio Ambiente y desde 1987 en Global Services. En el 2000 inicia el negocio de Administración Pública y desde hace cinco años pasa a denominarse Telvent. En 2004 comienza a cotizar en el Nasdaq.

El pasado 22 de mayo, Telvent dio los resultados del primer trimestre del año 2008: ventas de 136’1 millones de euros (un 16’9% más que el primer trimestre de 2007). El resultado operativo aumentó el 26’8%. El beneficio neto después de impuestos fue de 7’2 millones de euros (un 14’5% más). La cartera (contratos firmados con ejecución pendiente) se situó en los 575’1 millones de euros.

Manuel Sánchez Ortega, Presidente y Consejero Delegado de Telvent, ha declarado estar muy satisfecho por empezar un nuevo año con buenos resultados. Ayer y hoy hemos estado trabajando con el equipo directivo en Talento y Liderazgo (mis compañeros de eurotalent Manolo Nuevo y Nuria Sáenz han hecho un trabajo soberbio). Manuel Sánchez tiene un equipazo de primerísimo nivel, y por ello afronta esta crisis con enorme confianza. De hecho, en la crisis anterior (2000-2001), Telvent salió muy fortalecida.

Se trata de un ejemplo empresarial de éxito, de un “campeón nacional”, con presencia en más de 40 países. En Expansión, la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia (ex Presidenta de Genetrix), recalca que necesitamos campeones nacionales. “La ejemplificación siempre funciona. Que las empresas que tienen un buen modelo productivo y gracias a él triunfan den el mejor ejemplo. En Dinamarca no existen las universidades privadas, sólo hay públicas, pero dos tercios de su financiación viene de la industria. Y esto será porque así es rentable. En base a esto hay que reflexionar”. Y añade, respecto a los 50.000 profesionales que faltan: “yo lo que voy a intentar es traer talento, allá donde esté y sea de la nacionalidad que sea. Y cuanto mayor sea el talento, mejor. Tenemos que ser muy ambiciosos en la captación del talento, y para eso tenemos que enfocar las apuestas, no tener muchas, sino excelentes, singulares y competitivas a nivel internacional”.

También en Expansión, con motivo de la presentación del Global CEO Study de IBM, su Presidenta, Amparo Moraleda comentó cinco claves: “el 80% de los directivos anticipa la llegada de cambios intensos a corto o medio plazo”, “los clientes se han vuelto más exigentes, algo que las empresas ya no ven como un problema sino como una oportunidad para crear cosas nuevas”, “los cambios son más radicales e incluyen a la propia estructura de las organizaciones”, “la globalización es una oportunidad para acceder al talento” y “la responsabilidad social corporativa ha dejado de ser una mera estrategia de marketing y refleja el compromiso de las empresas con el entorno por su papel como conformadores de los valores de la sociedad”. En definitiva “el talento marca el territorio”. Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, afirmó que “las empresas españolas siempre han sido muy proactivas. El problema radica en saber gestionar eficazmente los factores externos e internos que afectan a las compañías, como la globalización, el cambio climático, el marco regulatorio, las nuevas tecnologías, la formación del capital humano, la internacionalización y el tamaño de las pequeñas empresas”. Antonio Brufau, Presidente de Repsol YPF, que habló del precio del petróleo, señaló que “podemos trabajar sobre la oferta, la competitividad y la sostenibilidad”. Alfredo Sáenz, Consejero Delegado del Grupo Santander, dijo que “explicar las causas y efectos de la actual crisis económica es muy difícil, casi como una tesis doctoral.” Francisco Román, Presidente de Vodafone España, considera que “cualquier ventaja no será tal si no sabemos transmitirla a los clientes y partners”. Pedro J. Ramírez, director de Unidad Editorial, apunta que “en tiempos de estabilidad, el cambio es sólo una opción, más o menos recomendable, pero en épocas de recesión, se hace obligatorio”.

En Cinco Días, Manuel Pimentel titula su artículo La economía hará a Rajoy presidente de España. Su tesis: “Rajoy ganará el congreso del PP, será el candidato en 2012, y tiene muchas posibilidades de convertirse en el próximo presidente de España. A su favor tiene la experiencia, la prudencia, el giro al centro y, sobre todo, un Gobierno socialista que puede terminar achicharrado de la legislatura. Muchos sonríen ante esta hipótesis. “Rajoy no tiene carisma”, argumentan. “Sus rivales no le dejarán llegar a las elecciones”, oímos con frecuencia. “se tendrá que marchar tras los fracasos de las autonómicas”, vaticinan los augures. (…) Es el poder el que otorga el carisma y Rajoy está ahora consiguiendo la legitimidad de su presidencia.” Admiro muchísimo a Manuel Pimentel: le considero brillantísimo, muy buena persona, un enorme emprendedor y un magnífico escritor. Sin embargo, en este caso lo veo diferente. Creo que la presencia (que no el carisma) no te lo da el poder, sino la convicción, la capacidad de ilusionar, el liderazgo en suma. Y con eso se consigue el poder.

Basta comprobar el caso de Obama. Bill Richardson, gobernador de Nuevo México y la primera voz hispana junto al candidato demócrata, ha estado en Madrid en la III Convención de Líderes Hispanos. Y aprovechó para reunirse con José Ignacio Gorigolzarri (BBVA), Florentino Pérez (ACS), José Manuel Entrecanales (Acciona), Ignacio Polanco y Juan Luis Cebrián (PRISA), José Miguel Contreras (La Sexta), Alfonso Gallardo y Ramón Blanco (Grupo Zeta).

¿Estamos cambiando realmente de modelo? ¿Estamos pasando del “ladrillo y sombrilla” a un modelo de emprendizaje, de innovación, de apuesta decidida por el talento? Francamente, no me lo parece. En El Economista, Ángeles Caballero se refiere a la Ley de Igualdad. Y cita a Marta Romo, gerente de eurotalent. Para ella, lo que provoca la ley no es escepticismo, sino confusión. Nekane Rodríguez, directora de Creade, comenta que “vivir centrado sólo en el trabajo no puede servirnos de ejemplo”.

Afortunadamente, contamos con iniciativas destacadas, como la de la Escuela de negocios Caixanova. Con apenas 20 años, se ha situado entre las 10 mejores del país. Eduardo García Erquiaga, director de la Escuela de Negocios desde el 2000, es entrevistado en Ecoaula (El Economista): “El directivo actual debe conocer la teoría, pero sobre todo debe estar en condiciones de aplicarla. Más que una escuela de negocios, nos consideramos un centro de negocios directivo, a base de proyectos reales, de simulación empresarial, de formación fuera del aula. Porque uno de los riesgos de las escuelas de negocios, muchas demasiado orientadas a los rankings, es que se estñan academizando en exceso, perdiendo el contacto con la realidad. Buena parte del sector está primando criterios universitarios, olvidando necesidades de las empresas, y nosotros no iremos por ahí”. 35.000 directivos han pasado por las aulas de Caixanova. Hoy se imparten 18.000 horas de formación al año a 3.500 personas. “Cuando se piensa en formación directiva, se piensa también en Galicia”, ha dicho Eduardo. El próximo viernes y sábado, un año más, allí estaré con ellos. Es un honor.

Ante la crisis, muchos esconden la cabeza como el avestruz. Unos pocos hacen equipo y ponen aún más compromiso, como Telvent. Es un placer trabajar con los que ganan.

No hay comentarios: