Páginas vistas en total

jueves, 5 de junio de 2008

Los emprendedores españoles

Jornada de fin de curso en Deusto. Otros 45 alumnos en Dinamización de Equipos, Hoy hemos dado clase juntos Marta Romo y yo, porque tenía que irme a Tenerife, al Congreso de Directores de Hotel.

En el vuelo a Canarias (un Air Europa Bilbao – Tenerife N repleto de personas mayores ávidas de sol) he leído La actividad emprendedora. Empresas y empresarios en España 1997-2006, de los profesores Antonio García Tabuenca, José Luis Crespo y Federico Pablo Martí, de la Universidad de Alcalá de Henares. Se trata de una investigación seria y rigurosa, financiada por la Fundación Rafael del Pino, sobre los emprendedores y las empresas de nuestro país.

Los autores utilizan la definición de emprendedor de la OCDE (1998): “El emprendedor es, en un sentido amplio, el agente de cambio que mediante la toma de una posición de riesgo acelera la generación, diseminación y aplicación de ideas innovadoras en la economía”. Distinguen entre actividad emprendedora temprana y consolidada y atienden al perfil psicológico, sociológico, demográfico y de entorno de los emprendedores.

De la lectura de este interesantísimo trabajo pueden extraerse valiosas conclusiones:
- La actividad emprendedora temprana en España se sitúa en la media de la UE-15, según el Global Entrepreneurship Monitor y el Flash Eurobarometer (Comisión Europea, 2004), pero USA duplica los niveles europeos.
- Cuanto mayor sea el grado de formación del emprendedor, mayores parecen ser los rendimientos de la empresa y mayor el número de trabajadores contratados, aunque el nivel formativo actúa como una variable inhibidora del espíritu empresarial (Burke, Fitz Roy y Nolan, 2000).
- Según el Sistema de Balances Ibéricos (SABI) a diciembre de 2005, hay en España 976.598 empresas, de las que 588.031 han entregado balances. De los que 431.745 empresas (73’42%), tienen menos de 10 trabajadores, 130.407 empresas (22’18%) entre 10 y 49 empleados, 20.762 compañías (3’53%) entre 50 y 249 trabajadores y 5.117 organizaciones (0’87%) de más de 249 personas. Apenas 5.000 grandes empresas en nuestro país (4.118 de más de 10 años).
- Antigüedad: El porcentaje de empresas con más de 30 años es de menos del 7’5%, el de las empresas con menos de 5 años alcanza el 36%.
- Los sectores de “comercio”, “construcción” y “manufacturas” ocupan el 65% del total.
- La mayor parte de los empresarios (el 87%) son hombres. En cuatro años las mujeres han pasado del 8% al 13%. En las empresas creadas desde 2001, son el 20%.
- La media de edad de los empresarios es de 45 años. Un 60% tiene entre 30 y 49 años, un 26% en la cincuentena, y superando esa edad un 9%. Con menos de 30 años, el 8’5% (el 20% en las empresas de nueva creación).
- Nacionalidad: el porcentaje de empresarios extranjeros no alcanza el 5%.
- Inicio de la actividad empresarial: tres de cada cuatro emprendedores comenzaron tras el ingreso de España en las Comunidades Europeas (1986). La edad media de inicio son 30 años, aunque lo más frecuente son los 26 años.
- Entre las mujeres emprendedoras, más del 90% consideran que no han sufrido problemas distintos a sus colegas hombres, y cerca del 95% que no han disfrutado de ventajas especiales por el hecho de ser mujer.
- El porcentaje de empresarios con bajo nivel formativo es del 42%. El de universitarios es cercano al 37%. El nivel formativo de las mujeres es significativamente mayor que el de los hombres. En las empresas creadas a partir de 2000, el 43% son universitarios y el 38% de estudios primarios. Cerca de la cuarta parte de los empresarios poseen algún estudio complementario.
- Experiencia previa: sólo el 18% no había desempeñado previamente actividad profesional alguna. En los nuevos empresarios, sólo el 7’5%. El 35% ha sido empleado de pyme. El 16%, de gran empresa y el 12% han sido autónomos.
- Tradición empresarial en la familia: se da en dos de cada tres empresarios (70% en las mujeres, 60% en los hombres). El 80% de los empresarios valora el apoyo de sus familiares en la creación y desarrollo de la empresa como importante o muy importante.
- Motivaciones para ser empresario: relacionadas con la esfera laboral (trabajar para uno mismo, autorrealización personal y trabajar a mi propio ritmo): más del 70% de los encuestados. Las ligadas a la esfera personal (elección de la localidad de trabajo, priorización de la vida familiar), cercanas al 40%; la posibilidad de tener más tiempo libre, menos del 20%. En la época de inicio, más del 70% por “ser su propio jefe” y “aceptar el desafío”. “Contribuir a la sociedad”, 55%. “Exhibición de habilidades personales” y “Reconocimiento social”, menos del 40%.
- La “gran decisión”: por oportunidad, casi el 28% de los casos; por necesidad, dos tercios del total.
- Tiempo transcurrido hasta la puesta en marcha efectiva: Un 30% necesitó más de un año.
- Elección del lugar: el 50%, por su lugar de residencia.
- Sector: el 60%, en función de sus conocimientos y experiencia laboral previa. Un 15% por oportunidad estratégica.
- El “business plan”: sólo un 43% declaró haber hecho algún tipo de cálculo formal para evaluar sus posibilidades de éxito (en las mujeres es un 36%).
- Dimensión económica: un 33% facturaron entre uno y cinco millones de euros; un 28%, entre medio y un millón de euros; un 36% menos de medio millón; un 11% por encima de cinco millones de euros.
- Tres de cada cuatro empresarios han creado su empresa, un 13% la ha recibido en herencia y un 10% ha comprado una en marcha.
- Un 14% de los empresarios consideran que su empresa ya ha alcanzado la dimensión deseada.
- Decisiones: en casi el 60% de los casos, el empresario toma todas las decisiones; es el 81% en las decisiones de ámbito financiero, el 75% en las de producción y el 70% en recursos humanos.
- Un 20% concentra más de la mitad de las ventas en tres clientes. Un 12% de las empresas está integrado en grupos empresariales (un 71% en las de capital extranjero).
- Casi el 60% del personal es fijo. Los eventuales, un 14%
- Sólo un 11% realiza actividades de I + D (el 35%, en las empresas grandes).
- Razones de éxito: Dedicación y constancia del trabajo (20%), servicio al cliente (15%), otros: calidad, seriedad, disponibilidad de un buen producto o conocimiento del mercado. Entre los menos valorados, el precio. La innovación y el capital humano, menos del 5%.
- Sólo un 16% de los empresarios declara haber sufrido un fracaso anterior. “En España el empresariado que ha sufrido un fracaso empresarial es valorado muy negativamente”. De los que han fracasado, un 44% vuelve a operar en el mismo sector.
- A pesar de la baja cualificación, menos del 1% de los empresarios considera que la baja formación es causa del fracaso.
- Los 11 factores para ser emprendedor son 1) obtención de rentas, 2) contribución de las políticas públicas, 3) experiencia acumulada (razones personales), 4) factor de supervivencia, 5) calidad de vida laboral, 6)necesidad de logros personales y sociales, 7) autonomía de las decisiones, 8) experiencia acumulada (tradición familiar), 9) dependencia financiera, 10) sector-amplitud de mercado, 11) complejidad organizativa-gestión.
- La “idea genial”: un 25% de los empresarios ha seleccionado un producto no estandarizado (un 4%, de alcance internacional). Un 75%, productos ya conocidos.
- Sólo un 9’3% de los empresarios han realizado o contratado actividades de I+D.
- Más del 60% carece de cuadros con formación universitaria.

No hay comentarios: